Hawass, el Antiguo Egipto y el misterio de la tumba de Cleopatra

0
551

Por Adalys Pilar Mireles

Amante de la arqueología y obsesionado con descifrar los enigmas que envuelven a leyendas faraónicas, el egiptólogo Zahi Hawass decidió descartar la búsqueda de la tumba de Cleopatra entre las ruinas de un viejo templo.

Creo que debemos cerrar ese capítulo, las exploraciones en los alrededores de Taposiris Magna (280 y 270 a.n.e) han sido infructuosas hasta ahora, muchos años de excavaciones, insistió el experto en declaraciones a Prensa Latina.

En su opinión el sarcófago de la última reina del Antiguo Egipto debe estar en las profundidades del mar Mediterráneo al lado de su palacio.

Nacida en el 69 a.n.e en Alejandría, ascendió al trono a los 18 años y gobernó durante muchos con un estatus similar al de los primeros faraones, poderes atribuidos no sólo a su belleza, sino a sus conocimientos y habilidad para dirigir los destinos de su pueblo.

Según apuntes históricos, además de aprender a leer los jeroglíficos hablaba el idioma de los hebreos, sirios, etíopes, árabes, y estudió varias disciplinas como zoología, astronomía, geografía, matemática, medicina, e incluso alquimia.

Estoy seguro de que hallaremos su tumba bajo el agua al igual que los vestigios de su palacio, actualmente a la vista de los buzos que se sumergen en la zona, comentó Hawass.

Fundada por Alejandro Magno en el 331 a.n.e, Alejandría y sus mares circundantes atesoran reliquias esenciales sobre el pasado egipcio, entre ellas palacetes reales con sus esculturas y otras joyas.

Durante siglos los investigadores pensaron que este gran complejo donde vivió y reinó Cleopatra había sido destruido por una serie de terremotos, sin embargo exploraciones realizadas a partir de 1996 revelaron que perdura en el fondo del Mediterráneo.

Entre otras pesquisas Hawass sigue los rastros de Nefertiti, cuyo sarcófago no ha sido localizado, aunque probablemente su momia sí, adelantó el estudioso en diálogo con Prensa Latina.

Otro de sus desvelos es definir el motivo de la muerte de Tutankamón, el faraón niño, así como develar el sitio donde pudiera estar enterrado Imhotep, el arquitecto de la pirámide escalonada, primera de Egipto y por tanto prototipo de las de Giza.

La tumba de Cleopatra ha sido buscada durante mucho tiempo por la arqueóloga dominicana Kathleen Martínez, por los alrededores de Taposiris Magna, quien llegó del Caribe con el sueño de encontrar el cadáver de la faraona entre las arenas del norte de África