Hallan rastros de etapa predinástica en Egipto, previa a faraónica

0
51

Con menor brillo mediático que la civilización faraónica, el período predinástico vuelve a ser noticia hoy debido al hallazgo de 83 tumbas asociadas a culturas cuyos orígenes datan de la Edad del Cobre, cuatro milenios a.C.

El descubrimiento resulta de gran relevancia por ser la primera ocasión en que un grupo de arqueólogos desentierra ataúdes de arcilla pertenecientes a tal etapa en la gobernación de Daqahlia, ubicada en el Delta del Nilo, comentó a la prensa el Secretario General del Consejo Supremo de Antigüedades, Mostafa Waziri.

Logramos localizar un sitio de habitación de grandes dimensiones, confiamos en que encontraremos más sepulcros, añadió el investigador.

Ochenta de las tumbas tienen forma de pozos o agujeros ovalados, típicos del período, adicionalmente encontraron vasijas y otros rastros de la vida en esos predios.

En el Calcolítico o Edad del Cobre fueron tejidos los fundamentos políticos y las convenciones artísticas que caracterizaron posteriormente al Egipto faraónico.

Durante las pesquisas aparecieron evidencias de la cultura Naqada (entre 4000 y 3800 y a.C) y de la fase arcaica (3100-2686 a.C.), particularmente del asentamiento conocido como el reino Buto.

Además de los sarcófagos, los investigadores encontraron recipientes de cerámica, vestigios de edificios construidos con adobe -suerte de ladrillo de arcilla secado al sol común en el mundo árabe-, amuletos y adornos confeccionados con oro y piedras semipreciosas, precisó Waziri.

Se trata del segundo gran descubrimiento de 2020, pues en días previos el Ministerio de Antigüedades, unido ahora al de turismo, dio a conocer los resultados de varios años de búsquedas en la localidad de Minya donde finalmente lograron develar 35 tumbas vinculadas al período tardío (656-332 a. C), desde la dinastía XXVI hasta la conquista del territorio por Alejandro Magno.

Las sepulturas estuvieron cubiertas por montañas de arena del desierto de entonces a la actualidad.

En la zona, rica en yacimientos arqueológicos, los estudiosos desempolvaron momias de sacerdotes, supervisores y otros funcionarios junto a unas 10 mil estatuillas – sirvientes para el viaje al más allá según las creencias de otrora-, máscaras de madera, vasijas usadas durante el proceso de momificación entre otras evidencias del pasado.