Sudáfrica: Vietnamitas aprenden sobre rinocerontes

0
118
Mathias Chirombo, artista de Zimbabue que trabaja en Sudáfrica
Mathias Chirombo, artista de Zimbabue que trabaja en Sudáfrica

El esqueleto de un rinoceronte cazado ilegalmente tenía aproximadamente una semana cuando la delegación vietnamita la vio en un parque de vida salvaje de Sudáfrica. Había un fuerte olor pútrido y los animales habían devorado casi toda la carne. Los guardaparques encontraron la bala que mató al animal con un detector de metales. Los cazadores furtivos le habían cortado el cuerno a ras.

“Pudieron ver las marcas del corte, marcas de hachazos en el cráneo”, dijo el martes el conservacionista Andrew Paterson sobre los seis vietnamitas que viajaron a Sudáfrica para conocer de primera mano sobre el tráfico ilegal de cuerno de rinoceronte, impulsado en buena parte por la gran demanda en Vietnam.

El diverso grupo de vietnamitas, integrado por un político, un comediante y un policía, entre otras personas, visitó Sudáfrica, donde habita la inmensa mayoría de los rinocerontes, como parte de una campaña para aumentar la conciencia pública en Vietnam sobre el problema cada vez mayor de la caza ilegal. El objetivo es combatir las percepciones entre algunos vietnamitas de que el cuerno de rinoceronte es un símbolo de estatus y que cura enfermedades graves, aunque la débil aplicación de la ley y la supuesta corrupción socavan el esfuerzo.

No hay pruebas de que el cuerno de rinoceronte, que es del mismo material que las uñas, sea una medicina efectiva. Paterson, director general de la organización sin fines de lucro Fundación Rhinose, dijo que la “leyenda urbana” que se propagó en años recientes, en el sentido de que el cuerno de rinoceronte puede curar el cáncer, contribuyó a una explosión en la demanda y la consiguiente alza en la caza ilegal.

Los vendedores y compradores de cuerno de rinoceronte con frecuencia lo regalan a sus familiares, colegas de negocios o figuras políticas, y lo asocian con una sensación de “paz mental”, según una investigación entre consumidores realizada por dos grupos de conservación, WWF y TRAFFIC. Jo Shaw, coordinador de asuntos relacionados con el rinoceronte de la WWF en Sudáfrica, dijo en una declaración el jueves que los usuarios tradicionales del cuerno son hombres exitosos de alta escolaridad de más de 40 años que viven en zonas urbanas y valoran un estilo de vida lujoso.

Hasta finales de la semana pasada los cazadores furtivos habían matado 635 rinocerontes en Sudáfrica en lo que va de año, según cifras del gobierno. Eso es sólo 33 menos del total de 2012, y al ritmo actual la cifra de 2013 pudiera exceder los 800.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here