El viaje de ILombe

0
253

Una mamá EcuatoGuineana decidió emprender un largo viaje a tierras lejanas.

Ese fue el principio de nuestro cuento infantil africano o Afrocuento. Mi mamá nació en Guinea Ecuatorial, pero muy joven vino a España con una fuerte herencia cultural: El poder mágico de la palabra y de los cuentos africanos.

En ese nuevo país, llamado España, se enfrentó con coraje a algunos monstruos que derrotó invocando las palabras y recuerdos de su padre (mi abuelo).

Y allí nacimos nosotras, sus hijas, a las que contaba hermosas historias al caer el Sol sobre una tierra lejana con enormes árboles y pícaras tortugas capaces de hablar.

Nunca olvidamos sus historias, ¿cómo podíamos? En un espacio sin casi referentes culturales dedicados a los afrodescendientes, nuestra madre creó un mundo de fantasía y color para nosotras, utilizando el cuento africano.

Nuestra mamá nos hizo ver que las princesas o heroínas podían tener el pelo ensortijado y hablar lenguas muy dispares. Ser fuertes, guerreras y valientes como los príncipes.
Descubrimos al torpe leopardo, siempre tratando de hacer prevalecer su razón, mediante la fuerza.

Descubrimos a los brujos y brujas, que ayudaban con sus sortilegios a los protagonistas de nuestras historias. A aceptar la muerte como un viaje al mundo de los espíritus, donde nuestros antepasados y mayores estaban siempre presentes para inspirarnos, y hacernos más fuertes antes las vicisitudes.

Y así fue, como pasado un tiempo, esas niñas crecieron y decidieron despertar la imaginación de otros niños y niñas, utilizando los cuentos de la comunidad afrodescendiente de habla hispana y de Guinea Ecuatorial.

POTOPOTO es un proyecto impulsado por la asociación Socio-Cultural AfroMurcia en movimiento y un Guineanismo o palabra utilizada únicamente en Guinea Ecuatorial que significa lodo o barro en castellano.
Desde pequeñas nuestro sueño siempre ha sido poder crear un mundo de fantasía inspirado en los cuentos africanos que nuestras mamás y papás afros, nos contaban cuando éramos niñas.

Si quieres ensuciarte : El viaje de ILombe