El desierto de Egipto tiene mucho que mostrar, afirma arqueólogo

0
181

Por Adalys Pilar Mireles

Tras décadas de excavaciones en los alrededores de la pirámide escalonada, la más antigua de Egipto, el arqueólogo Mohamed Yosef asegura que las arenas del lugar tienen mucho que mostrar y pueden sorprender todavía.

La estructura -tumba del faraón Zoser- construida durante la dinastía III (2650 a.n.e), resulta tal vez la obra más prominente dentro de la necrópolis de Saqqara, perteneciente a la legendaria Memphis, capital del Antiguo Egipto.

Integrada a un complejo compuesto además por ruinas de varias edificaciones, la pirámide que según expertos podría soportar los embates de fenómenos severos como un terremoto de gran magnitud, está rodeada de reliquias de un pasado que se niega a permanecer oculto.

Desde 1993 a la fecha hemos podido desempolvar y estudiar los sepulcros de criaturas consideradas sagradas para nuestros antepasados, entre ellos felinos, escarabajos, todos sometidos al proceso de momificación, subrayó Yosef en declaraciones a Prensa Latina.

Los registros de exploraciones por la zona -añadió- incluyen entre sus principales resultados el hallazgo de las sepulturas de varios monarcas de la civilización faraónica, de los nobles que los acompañaron en su gobierno y otros descubrimientos como estatuas de aves.

Las pesquisas en la aldea de Abusir, donde están las pirámides y los templos de los reyes de las dinastías V y VI, sobresalen igualmente entre las investigaciones desarrolladas en ese privilegiado escenario al sur de la ciudad de El Cairo.

Actual responsable de las indagaciones en el paraje ubicado en medio del desierto, el estudioso menciona como sus mayores satisfacciones la localización del sarcófago del sacerdote Wahty, de una tumba gigante (3100 a.n.e), y de otra en forma de pozo encontrada a 30 metros de profundidad.

Esa última completamente intacta, una verdadera suerte, comentó el explorador quien recordó que los cementerios del Antiguo Egipto fueron blanco de saqueos durante mucho tiempo.

Tenemos misiones nacionales y otras con la participación de especialistas e instituciones foráneas como el Museo del Louvre, interesado en el Serapeum de Saqqara, donde enterraban a los toros venerados por esos primeros gobernantes.

En aquel entonces era generalizada la creencia de que esos animales se volvían inmortales después de la muerte.

Junto a un equipo de especialistas, Yosef participó en las labores de restauración histórica de la pirámide escalonada, reabierta al público este jueves.

Se trata de uno de los escenarios más sorprendentes de la nación, que deseamos perpetuar como regalo para las generaciones que nos sucederán, manifestó.

En su época la más empinada con 60 metros y seis niveles superpuestos, sirvió como ensayo para levantar las siguientes ? alrededor de un centenar-, entre ellas la monumental Keops, de unos 146 metros, así como las cercanas Kefrén y Micerinos, conjunto declarado patrimonio mundial, en tanto la mayor es la única maravilla de la antigüedad que sobrevive.

Hasta su construcción, las sepulturas reales consistían en cámaras subterráneas cubiertas por una mole de adobe llamada mastaba