Egipcios cautelosos frente a pandemia, en calma megalópolis cairota

0
43

Por Adalys Pilar Mireles

Con instalaciones turísticas cerradas, colegios vacíos, calles descongestionadas y cuarentenas masivas, Egipto interrumpió desde hoy sus vuelos internacionales cuando suman 210 los casos de infección por la Covid-19 y seis las muertes.

Creo que los egipcios están cada vez más conscientes del peligro que representa esta pandemia, así que muchos prefieren quedarse en su casa, salir sólo a lo necesario, al menos es ese el panorama en El Cairo, comentó a Prensa Latina uno de sus casi 20 millones de habitantes que esperaba un taxi en las proximidades de la plaza Tahrir.

No han dicho explícitamente que debemos estar en nuestros hogares, pero todo el que puede lo está haciendo, aunque sí entró en vigor un decreto autorizando a laborar a distancia en determinados empleos, añadió.

En una ciudad por lo general llena de caminantes y con un tráfico casi infernal en ciertos horarios, sorprende ver las avenidas despejadas y céntricas barriadas como Zamalek, ubicada en una de las islas sobre el Nilo, prácticamente desolada.

El gobierno decidió interrumpir los vuelos desde y hasta Egipto, entre el 19 y el 31 de marzo, período cuando quedarán cerradas las instalaciones hoteleras, restaurantes y sitios de esparcimiento en polos turísticos por excelencia como la gobernación del mar Rojo, que abriga al balneario de Hurghada, y en la del Sinaí, donde está situado el famoso complejo para veraneantes Sharm ElSheikh.

Una medida similar fue aplicada en la urbe de Lúxor, que atesora la necrópolis faraónica del Valle de los Reyes.

El plan es aprovechar estos días para esterilizar todos los locales usados por la llamada industria del ocio, así como la mayor cantidad posible de establecimientos en dichos escenarios.

Adicionalmente permanecerá aislado por 15 días el personal del turismo a fin de cerciorarse de que no pondrán en peligro a sus familiares y demás pobladores.

La cuarentena abarca asimismo a unas 300 familias de un pueblo perteneciente a la región del Delta del Nilo, donde detectaron varios casos de contagio por el nuevo coronavirus.

Aulas de todos los niveles son sometidas igualmente a higienización y salones de los aeropuertos en un intento por proteger a los egipcios, que superaron ya los 100 millones, de la llamada neumonía de Wuhan.

En El Cairo, ciudad de las mil mezquitas y minaretes, sigue retumbando el eco del almuédano convidando a la oración, un canto en el que los musulmanes ratifican su creencia en un único dios y testifican que según los preceptos de su religión Mahoma es su mensajero.

Y aunque siguen abiertas, las máximas autoridades sunitas ?variante del islam predominante en Egipto- dispensaron a los fieles de la oración obligatoria del viernes al mediodía aconsejando orar en la intimidad de la casa así como evitar los acostumbrados de la oración obligatoria del viernes al mediodía, aconsejando orar en la intimidad de la casa, así como evitar los acostumbrados abrazos y dos besos, uno en cada mejilla, suerte de mandato cultural en el gigante árabe.

De momento las típicas fáculas y los cruceros sobre el Nilo siguen anclados a la orilla, actividad que comenzó a declinar luego de que una turista taiwanesa-estadounidense a bordo de una de esas naves contagiara a un grupo de personas que viajaban hasta Lúxor.

La vida es otra, los efectos de las medidas se sienten ya en el turismo por ejemplo, pero creo que todo lo que hagamos para salvar vidas humanas debe ser aplaudido, aseguró a Prensa Latina un hombre de 50 años quien en tiempos normales tiene un agitado trabajo como guía de extranjeros.

El presidente de Egipto, Abdel Fattah El-Sisi, destinó un presupuesto millonario para enfrentar la emergencia epidemiológica y llamó a aplicar todas las variantes necesarias con el objetivo de detener la propagación de la pandemia de Covid-19.