Comienza en Egipto exploración final en busca de tumba de Nefertiti

0
113

nefertitiExpertos egipcios, británicos y japoneses dan inicio hoy a tres días de exploración en la cámara funeraria de Tutankamón y su entorno con el empleo de técnicas no invasivas en busca de la tumba de Nefertiti.

Las investigaciones en el Valle de los Reyes, en Luxor, cuentan con la participación del arqueólogo británico y profesor de la Universidad de Arizona, Nicholas Reeves, quien presentó una hipótesis según la cual la tumba de Nefertiti estaría oculta tras una de las paredes de la del faraón Tutankamón.

La prueba de su hipótesis se realiza con el empleo de un radar japonés que posibilita detectar espacios vacíos en el subsuelo, sin necesidad de dañar las estructuras existentes.

A principios de este mes especialistas del ministerio de Antigüedades, la Universidad de El Cairo, y técnicos del Instituto francés de Preservación del Patrimonio, del proyecto ScanPyramids, hallaron ciertas anomalías térmicas en una de las paredes del sepulcro del llamado Rey Niño al analizarlas en el espectro infrarrojo.

El registro de zonas con diferentes propiedades de absorción y emisión de calor fue calificado de promisorio por el ministro egipcio de Antigüedades, Mamdouh Eldamaty, y pudiera indicar la presencia de materiales de construcción o estructuras subyacentes diferentes al resto de las paredes de la tumba.

Al comentar esos resultados preliminares, el jefe del Departamento de Antigüedades de Luxor, Mustafa Waziri, manifestó que ellos pudieran sugerir que “haya algo” más en la tumba de Tutankamón, pero debemos esperar por los resultados finales de la investigación en curso para saberlo con precisión.

En lo que resulta el paso final y definitivo para probar o descartar las ideas de Reeves sobre el lugar donde pudiera encontrarse la momia de Nefertiti, desde hoy y hasta el sábado se combinarán las técnicas de sondeo por radar y las de detección de radiación térmica.

Los trabajos, según explicó Eldamaty, se centrarán en las paredes norte y oeste de la cámara mortuoria de Tutankamón.

De acuerdo con Reeves, Nefertiti (1370 – 1330 antes de nuestra era), tras desaparecer súbitamente de los registros históricos, realmente cambió su nombre por el de Smenkare, reinando así como Faraón en el periodo inmediato a la asunción de Tutankamón.

La estructura del techo de la cámara funeraria de éste, junto a la geometría de la tumba, diferente a la de otros dignatarios y faraones del mismo período, apunta a que tras la prematura muerte de Tut se adaptó un sepulcro mayor ya existente, sostiene Reeves.

Sin embargo, otros egiptólogos manejan la posibilidad de que, de existir, la tumba por descubrir pueda pertenecer a la reina Meritatón (hija y mujer del faraón Akenatón, el padre de Tutankamón) o la madre de Tut, Kiya.