‘Timbuktu’, de Abderrahmane Sissako, triunfa en los César del cine francés

0
346

Abderrahmane SissakoTimbuktu’, del mauritano Abderrahmane Sissako, crónica de la vida diaria en un pueblo del norte de Mali regido por yihadistas, fue la gran triunfadora este viernes de la 40 edición de los César, premios anuales del cine francés, que celebró la libertad de expresión.

Esta coproducción franco-mauritana estrenada en el pasado Festival de Cannes y candidata por Mauritania al Oscar de la mejor película de habla no inglesa, que se entrega en domingo en Hollywood, cosechó siete premios César, incluidos los de la Mejor Película, Dirección, Guión y Fotografía.

«Francia es un país magnífico porque es capaz de erigirse contra el horror, contra la violencia, el oscurantismo», dijo el cineasta, refiriéndose a las inmensas manifestaciones que siguieron en el país a los atentados del 7, 8 y 9 de enero en París.

«El choque de civilizaciones no existe. Hay encuentro de civilizaciones», añadió Sissako, primer cineasta de África negra premiado con el César de la mejor dirección.

Sissako dio las gracias a Francia, «país extraordinario, abierto a los otros», y a su Mauritania natal, que «aceptó proteger a su equipo».

‘Timbuktu’, una mirada sobre el extremismo con especial resonancia a la vista de la actualidad, fue estrenada en el pasado Festival de Cannes y es candidata por Mauritania al Oscar por Mejor Película de habla no inglesa, que se entrega el domingo en Hollywood.

Este canto a la tolerancia frente al oscurantismo se inspira en hechos reales: el norte de Mali cayó en 2012 en manos de grupos yihadistas afines a Al Qaeda que fueron expulsados en gran parte por la operación militar ‘Serval’, una iniciativa francesa.

Finalista en ocho apartados, ‘Timbuktu’ -que se llevó también los César del montaje, sonido y música- era el gran favorito de la noche frente a ‘Saint Laurent’, de Bertrand Bonello, sobre la vida del modisto francés, que tenía diez nominaciones y sólo se llevó el premio reservado al vestuario.

Para más inri, el César del mejor actor fue para Pierre Niney, de 25 años, que encarnó a Yves Saint Laurent en otra crónica biográfica del estilista, filmada por Jalil Lespert.

Desde el principio de la ceremonia, en el Théâtre du Châtelet de París, el presidente de la velada, el actor cómico Dany Boon señaló que «en estos tiempos de desasosiego, debemos dar ejemplo y demostrar apertura de espíritu, tolerancia, respeto, generosidad y amor».

«El mundo necesita mucho en este momento que le contemos historias, historias hermosas para que el mundo siga creyendo en su humanidad», añadió.

Adèle Haenel, de 26 años, revelación el año pasado, se llevó el César de la mejor actriz protagonista por su labor en ‘Les Combattants’, de Thomas Cailley, ganadora como mejor ópera prima. Su protagonista masculino, Kevin Azais, fue distinguido como actor revelación.

Kristen Stewart, de 24 años, conocida por su papel de Bella Swan en la saga ‘Crepúsculo’, fue la primera actriz estadounidense recompensada con un César, como intérprete de reparto en ‘Sils Maria’ de Olivier Assayas.

La taquillera comedia ‘La Famille Bélier’, de Eric Lartigau se tuvo que conformar con un César como actriz revelación para la cantante Louane Emera, de 18 años, descubierta en el concurso televisivo The Voice.

El actor Reda Kateb ganó un César como actor de reparto por su interpretación de un médico de hospital en ‘Hippocrate’, de Thomas Lilti.

El César de honor fue para el actor estadounidense Sean Penn, que asistió a la velada en primera fila, en compañía de su compañera, la actriz Charlize Theron.