Alpha Blondy condecorado en Ecuador

0
391

La Asamblea Nacional de Ecuador condecoró al popular cantante de reggae africano Alpha Blondy con la medalla al mérito cultural Adalberto Ortiz, por su compromiso con la paz y la justicia social.

Por su lucha, por sus ideales, por su trabajo, por su posición crítica para denunciar a través de la música los abusos cometidos contra los pueblos, es que hoy le entregamos a Alpha Blondy la medalla Adalberto Ortiz, expresó la presidenta del Parlamento unicameral ecuatoriano, Gabriela Rivadeneira, durante la ceremonia.

Tras recordar que la condecoración reconoce a artistas que han trascendido con su obra y dejado un legado de identidad, derechos humanos y de libertad de pensamiento y expresión, Rivadeneira afirmó que con su música, el cantautor nacido en Costa de Marfil llama a la reflexión y la sensibilidad sobre la necesidad de construir un mundo con dignidad, solidaridad y justicia.

Blondy, quien mañana ofrecerá un concierto en las fiestas de carnaval de Peguche, localidad indígena de la provincia de Imbabura, agradeció el reconocimiento, y admitió que se trata del primero que le hace un órgano legislativo.

El también embajador de la Paz de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) aprovechó la ocasión para criticar las guerras que azotan al mundo.

El hombre ha ido a la luna, a Marte, pero ha sido incapaz de abolir la guerra, expresó el artista, de acuerdo con un boletín de prensa divulgado por la Asamblea Nacional, la cual también reconoció a los músicos de la Banda Mocha de Chalguayacu, fundada hace más de 150 años en el llamado Valle del Chota, en Imbabura.

La agrupación musical, integrada actualmente por 12 afroecuatorianos, se caracteriza por utilizar instrumentos fabricados con elementos naturales.

Las medallas al merito cultural entregadas este viernes a Blondy y a la Banda Mocha de Chalguayacu se inscriben en las actividades que se realizan en Ecuador para observar el Decenio Afro Nacional e Internacional declarado por Naciones Unidas, para garantizar el pleno disfrute de los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos de las personas de ascendencia africana.