Huawei demanda a entidad de EE.UU. por restringir sus operaciones

0
282

El gigante chino de la tecnología Huawei informó que presentó una demanda contra la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, en inglés) por prohibir a operadoras domésticas comprar sus equipos mediante subsidios.

Abogados de la firma explicaron que elevaron el recurso ante una corte de apelaciones del país norteño, luego que la Comisión el pasado 22 noviembre la excluyó de un programa de subsidios bajo el argumento de ser una amenaza a la seguridad nacional.

Tal decisión de la FCC provocaría que los operadores de telecomunicaciones estadounidenses -especialmente en las zonas rurales- deban adquirir los equipos de Huawei a un mayor precio.

La compañía china califica la acción de ilegal, violatoria de sus derechos y basada en conclusiones arbitrarias.

‘La decisión se basa en acusaciones e insinuaciones falsas, poco confiables e inadmisibles y, además, no hay pruebas’, afirmó Glen Nager, abogado estadounidense que representa a Huawei.

Mientras, Song Liuping, jefe del departamento legal de la corporación, consideró la medida anticonstitucional y fruto del prejuicio por el mero hecho de ser de China.

‘Deben entender que otras empresas como Eriksson y Nokia también se manufacturan en ese país. Los equipos hechos en China por cualquier vendedor tendrían los mismos riesgos’, indicó.

Se trata del último capítulo del recrudecimiento de la campaña en contra de Huawei que lidera Estados Unidos bajo el pretexto de que comete espionaje, roba secretos e interfiere en datos de todo tipo, cusaciones de las que nunca ha presentado prueba.

Como consecuencia la tecnológica fue incluida a mediados de este año en una lista negra y muchos socios estadounidenses están imposibilitados de mantener sus negocios.

La cruzada antiHuawei tiene como telón de fondo la rivalidad de la Casa Blanca contra China y busca debilitar uno de sus nuevos motores de desarrollo: la innovación tecnológica y, en especial, la revolucionaria 5G.

Esa es la red más veloz y capaz de conectar todo, en cualquier lugar y todo el tiempo sin congestión.

La realidad es que Washington desató una guerra de normas porque la ventaja comercial de definir estándares favorece a proveedores tecnológicos locales, y en el caso de la 5G, estimaciones mundiales auguran que hacia 2035 generará 3,5 mil millones de dólares de rendimiento y 22 millones de empleos en todo el planeta.

Huawei, en tanto, está inmerso en la búsqueda de nuevos mercados y proveedores internacionales de tecnologías frente a las crecientes trabas impuestas para operar en dicha nación.

Según reportes de prensa, uno de los planes es sacar sus centros de investigación de Estados Unidos y reubicarlos en Canadá, donde tiene una importante contribución al crecimiento económico desde 2012.

Además, redobla esfuerzos para adquirir componentes y tecnologías esenciales desde Japón y la Unión Europea, con lo cual busca reducir al mínimo su dependencia de los proveedores estadounidenses, garantizar sostenibilidad y diversificar sus fuentes.