El Caribe recibirá en breve polvo desde el Sahara

0
89

Cielos cenicientos, disminución de la lluvia y pocas probabilidades de formación de ondas tropicales en el área del Caribe será el resultado de la llegada del polvo del desierto del Sahara a esta zona geográfica.

De acuerdo en el Instituto de Meteorología de Cuba, es una situación normal de la segunda quincena de junio y sobre todo julio y la primera quincena de agosto, por eso es que históricamente hay pocos ciclones tropicales en el Atlántico en ese período.

Expertos de la isla aseguran que dichas nubes son generadas por las tormentas de arena y polvo del desierto del Sahara y el Sahel, las cuales pueden alcanzar alturas de tres a siete kilómetros.

Una vez emergidas del continente africano, avanzan en dirección oeste bajo el flujo de los vientos alisios, propagándose por el océano Atlántico hasta alcanzar el mar Caribe, Cuba, el sudeste de Estados Unidos, México y Centroamérica.

Vienen cargadas de material particulado altamente nocivo para la salud humana y contienen, además, minerales como hierro, calcio, fósforo, silíceo y mercurio, junto con virus, bacterias, hongos, ácaros patógenos, estafilococos y contaminantes orgánicos persistentes.

De forma general, las nubes de polvo comienzan a llegar a nuestro país entre marzo y abril, el arribo de las mayores oleadas tiene lugar en junio, julio y la primera quincena de agosto.

Las nubes de polvo -según la institución citada por el diario Granma- originan una masa de aire muy caliente con valores bajos de humedad que entorpecen el surgimiento y desarrollo de los ciclones tropicales al crearles un ambiente hostil.

Asimismo, contribuyen a acentuar la sensación de calor y disminuyen la probabilidad de lluvias en las áreas bajo su influencia, aunque tienden a favorecer el aumento de la actividad eléctrica durante las habituales tormentas de verano.

También se les vincula con el declive de las poblaciones de arrecifes coralinos, pues propicia que estos ecosistemas puedan ser atacados por un hongo endémico de África transportado por ellas y la aparición de plagas en el arroz, frijoles, frutales, caña de azúcar y otros cultivos.