Libia busca el sendero perdido