Francia muerde terreno en África